De bodegas con trotavinos

Quinta Sardonia, la singularidad de un viñedo 

Imaginaos 850 metros de altitud, líneos de viñedos ordenados en suaves pendientes bien orientadas al sur, unas plantas aromáticas aquí, unas colmenas allá, almendros, abubillas, mariquitas… Estamos en Quinta Sardonia.

Menade, viva la diversidad

La relativamente nueva imagen de Menade refleja a la perfección el alma de unos vinos que, como sus dueños, son originales, inquietos y espontáneos por naturaleza.

Sospecho que, por mucho que te la anuncien, la visita a la bodega de Rueda siempre es una sorpresa.

Alonso del Yerro, el valor de una familia

Alonso del Yerro rezuma calidad y familia. Santa Marta, la finca, también. María nos recibe a las puertas de la casa familiar, una casona de sobria elegancia, rodeada del viñedo como si fuera un jardín.

Matarromera y Emina, dos hermanas bien avenidas

Matarromera y Emina, como dos caras de la misma moneda, a tiro de piedra la una de la otra, y entre medias, el monasterio de Valbuena. Una propuesta para un día redondo.

Valdemonjas, una autarquía en la Ribera

La oteamos desde lejos, medio enterrada en la colina, medio suspendida sobre ella en un perfecto equilibrio. Conforme nos acercamos a Valdemonjas, sospechamos que aquí todo es asombrosamente auténtico.

Dehesa de los Canónigos, entre amigos

Quien se acerque a la Dehesa, que lo haga con calma y sin prisa. La familia Sanz Cid tiene mucho que contar y mucho que compartir. Y lo hacen con gusto, como excelentes anfitriones.

Dominio de Cair, visita copa en mano

Cuando la familia Luis Cañas desembarca en la Ribera, lo hace a lo grande. En Dominio de Cair no ha reparado en gastos ni en esfuerzos, todo por la calidad del vino. La selección es una obsesión, desde la uva a la barrica. 

Ismael Arroyo, historia viva de la Ribera

Nos llama el viñedo, pero nosotros preferimos perdernos por las bodegas subterráneas. Ismael Arroyo es visita obligada. Por muchas razones. Primero, porque son uno de los pioneros de la Ribera y la llevan en la sangre.

Pago de los Capellanes, la perfección perfeccionada

Ancha es castilla, atravesamos sus campos solitarios, su paisaje de cerros y suaves colinas, ya en la provincia de Burgos, hasta llegar a Pago de los Capellanes. Ahí está Enrique, esperándonos.

Ramón Bilbao, el viaje empieza aquí

Una larga hilera de jóvenes cipreses nos lleva hasta la bodega rodeada de viñedos. Hemos llegado a Ramón Bilbao, en Rueda. En la vinoteca nos espera Cristina para comenzar el viaje. Un viaje por media España. 

Alejandro Fernández, amor a primera vista

Para historias de amor, la de Alejandro Fernández con el vino. Larga y tendida.

Nada como una visita a las históricas bodegas de Pesquera de Duero para darse cuenta de lo unido que está este hombre a la tierra y al fruto que extrae de ella.

Carraovejas, una bodega con vistas

Con vistas a Peñafiel y a su castillo, así es Carraovejas la mires por donde la mires. Vistas desde el jardín, desde la terraza, desde el mirador y hasta desde las oficinas. Pero si sobrecoge por fuera, más impresiona por dentro.

José Pariente y Prieto Pariente, 2 bodegas en una

Todo empezó en un pequeño viñedo cultivado por José Pariente, el alma pater (en este caso) del proyecto de la familia Pariente que ha llegado muy lejos de la mano de Victoria, con elegancia, como sus vinos. 

Vidal Soblechero, el Verdejo auténtico

Llegamos a Vidal Soblechero, atraídas por las artes cetreras de Vidal. Queremos ver sus halcones sobrevolando los viñedos, pero lo que nos espera supera con creces nuestras expectativas: una clase práctica de viticultura.

Campo Eliseo, un reducto francés en La Seca.

Unos acordes de guitarra española nos dan la bienvenida a la antigua casona de labranza del siglo XVII. Por un momento, creemos habernos equivocado de sitio. Pero nos cercioramos y sí, estamos en Campo Eliseo.

Garciarévalo, inmersa en la Castilla rural.

Garciarévalo es de estas bodegas que cuanto más la conoces, más te gusta. Y no es por la bodega en sí, ni por el viñedo ni por el vino (que son de diez), ¡es por su gente!, ¡por simpática! Antonio y Manuela, que tanto montan.

Finca Montepedroso, una isla en la D.O. Rueda

Definitivamente, la familia Martínez Bujanda tiene buen gusto, para los vinos y para las bodegas. 

Se intuye nada más enfilar el camino de la Morejona que lleva hasta la Finca Montepedroso, el nuevo proyecto que el grupo tiene en Rueda. Y se confirma al recibir la grata bienvenida que dispensa Belén a los visitantes.

3ASES, la apuesta de 3 valientes en la D.O. Ribera

Viniendo de Aalto, el contraste es evidente. Pasamos del lujo del espacio al encanto de lo pequeño. Nos adentramos en Quintanilla de Arriba, y cuando pensábamos que nos salíamos del pueblo, nos topamos casi sin quererlo con 3ASES, una bodega en expansión cuyo proyecto (y cuyo viñedo) nos engancha desde el primer momento.

Aalto, un llanero solitario en mitad de la D.O. Ribera

Llegar ya es una aventura. La bodega aparece de pronto entre colinas de viñedo y con ella, la cara sonriente de Javier, nuestro guía. Se me antoja un llanero solitario, una especie de Lucky Luke al que le falta el caballo pero le sobran motivos para presumir de bodega y de entornoAquí todo es armonía y elegancia, paz y sosiego. Love is in the air.

¡En marcha! Salimos en busca de experiencias

Salimos en busca de la bodega que nos haga vibrar. De la historia que nos conmueva. Del viticultor que nos emocione. Del vino que nos asombre. Del paisaje que nos sobrecoja, el pueblo que nos embauque y el cocinero que nos sorprenda. Salimos en busca de todo eso para poder enseñarlo, transformarlo en experiencias y después en sensaciones